jueves, 28 de octubre de 2010

Siempre dos




"Siempre hubo en mí, al menos, dos mujeres una mujer desesperada y perpleja que siente que se está ahogando y otra que salta, como si fuera un escenario, disimulando sus verdaderas emociones porque ellas son la debilidad, la impotencia, la desesperación y presenta al mundo sólo una sonrisa, ímpetu, curiosidad, entusiasmo, interés"

El problema aparece cuando en descuidos se muestra la primera...
¡ups!


[texto - Anaïs Nin / fotografia - Diane Arbus]